Con el foco puesto en la elaboración de vinos de alta gama y el asesoramiento de Marcelo Pelleriti, durante este mes de septiembre, el proyecto que soñó el inversor Federico Bandini cumple un año desde su presentación en sociedad. Vinos que reflejan un terroir único y una propuesta exclusiva de enoturismo en una zona con historia y tradición vitivinícola.

Durante muchos años, Federico Bandini soñó con una finca en Mendoza, como una forma de volver a su tierra natal desde la lejana Houston, en donde reside desde pequeño. Su especialización en servicios petroleros no lo alejó de esta meta. En cuanto surgió la oportunidad, no dudó en adquirir un predio de 70 hectáreas al borde de la Cordillera de los Andes, en el corazón de Las Compuertas, Luján de Cuyo, una de las zonas vitivinícolas más destacadas de Argentina.

El proyecto surgió en 2015 y para ello Federico convocó a Carolina Pelayes (CEO) quien luego de estudiar varias alternativas, le presentó el proyecto que finalmente fue aprobado.